Plusvalía y Explotación

 

Marx utilizó la teoría del valor trabajo principalmente para desarrollar los conceptos de plusvalía y explotación. La idea general de Marx es que la producción está dividida en dos partes: el coste de producción, que es el tiempo de trabajo dedicado a producir un bien; y el excedente de valor o plusvalía, que es la diferencia entre el precio del bien y su coste de producción.

El análisis de valor de Marx contiene una parte objetiva que coloca en perspectiva algunos aspectos de la economía, pero también incluye explícitamente una cierta ideología. El mensaje de Marx, despojado de los tintes ideológicos, es simplemente que cualquier economía produce más bienes y servicios de los necesarios para pagar todos los costes sociales reales de producción. Por tanto, restando de la producción anual total de un país todos los costes reales que deben pagarse para obtener esa cantidad de producción, quedaría un residuo, que podría denominarse plusvalía. La plusvalía de Marx es similar al  concepto de producto neto de los fisiócratas.

Para Marx existen dos formas de valor, a saber, el valor de uso y el valor de cambio; es pues ésta distinción sutil entre el valor de cambio y el valor de uso de la fuerza de trabajo la que presenta como fundamento de la teoría marxista de la plusvalía, conocida como la contribución principal que Marx ha hecho al desarrollo de la ciencia económica.

Marx planteó una pregunta legítima: Cuál es la forma equitativa de distribuir entre los miembros de la sociedad ésta plusvalía producida socialmente? Pero Marx no se conformó con plantear meramente ésta cuestión ni con sugerir que en su época el reparto de la tarta social no era equitativo y justo. Fue más allá y afirmó con “objetividad científica” que el trabajo no estaba recibiendo la plusvalía creada por él debido a que no era dueño de los medios de producción. Es ésta pretensión de objetividad científica la que no ha resistido el test de los tiempos y la que ha llevado a revisar minuciosamente la teoría del valor de Marx. Actualmente, los economistas, ya sean marxistas o convencionales, no creen que la teoría económica tenga que demostrar que existe o no la explotación.

En economía, hay algunos interrogantes legítimos sobre la distribución equitativa de la renta y concebir algunos conceptos de la renta como una plusvalía puede ser útil para responder al interrogante anterior, La utilidad del concepto de explotación está menos clara, para llamar a algo “explotación” hay que hacer una serie de juicios de valor que van más allá de la economía y lo que puede ser explotación en una economía puede ser un buen trabajo en otra.

Marx utilizó los términos de plusvalía y explotación en un sentido peyorativo. Creía firmemente que la distribución de la renta era injusta en aquella época y que las instituciones causantes de esta injusticia merecían llamarse explotadoras. La mayoría de los economistas modernos consideran que esos juicios de valor no entran dentro del papel de los economistas como economistas. Consideran que la naturaleza humana es explotadora en general y piensan que el mercado se basa en el concepto de explotación mutua. Abba Lerner resumió perfectamente esta idea: en el capitalismo, el hombre explota al hombre; en el socialismo, ocurre lo contrario.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: